Ansiedad y depresión.

Los datos y las estadísticas dan unos datos muy significativos, las edades y el sexo que más psicofármacos (antidepresivos y ansiolíticos) toman, son las mujeres entre 50 y 60 años, que es precisamente la edad en que se da el climaterio y menopausia.

La ansiedad tiene un factor psicológico. Los cambios en nuestro cuerpo, la idea de que dejamos de ser mujeres fértiles y asociar la menopausia con la vejez, pensamientos tipo: ya no soy tan bella, ahora ya soy vieja, ahora me canso antes, etc... son las causas principales de la ansiedad y la depresión.

Pero también hay otros factores físicos que empeora los estados de ansiedad y depresión. El insomnio, nerviosismo, calores o sofocos, irritabilidad, sensación de cansancio dolores y estados de ánimos cambiantes, todo ello debido a los cambios hormonales, son las otras causas que producen ansiedad.

Y en algunos casos tiene un factor social. Algunas mujeres entre 50 y 60 años experimentan el "Sindrome del nido vacío"  cuando sus hijos se van de casa. Y en algunos casos, su situación cambia aun más y su papel en la familia pasa de madre a abuela.

Para tratar la depresión y la ansiedad, en muchos casos conviene ir al psicólogo, y en algunos casos se necesita ayuda con algún fármaco cuando los síntomas son muy fuertes. Se puede intuir que la causa principal es por un desajuste hormonal si, en algún momento de la vida, durante el embarazo o después del parto se han dado episodios de leves depresiones. En estos casos el tratamiento hormonal suele dar buenos resultados.



Menopausia y grasa abdominal.

Se ha comprobado que la bajada de estrógenos y los cambios metabólicos que produce la ausencia de estas hormona, hace que  el metabolismo se ralentice y se "quemen" menos grasa. Pero por lo visto no solo engordamos a medida que avanza la menopausia, la naturaleza nos juega una mala pasada. Donde más acumulamos grasa es en la zona abdominal, conocida comunmente como michelines y tripita.

Según los resultados de unos estudios realizados por la revista Climacteric durante más de 40 años, las mujeres ganan un promedio de 0,5 kg por año a partir de los 50 años, pero presentan un rápido aumento de la grasa abdominal en el tercer año posterior a la menopausia.

También se ha comprobado que el aumento de peso se detiene a partir de los 55 años (en lineas generales)

Y dado que la acumulación de grasa en la zona abdominal aumenta la posibilidad de sufrir ciertas enfermedades como:  enfermedades cardiovasculares y diabetes (más sobre la diabetes)

A partir de entonces, cuando empecemos con la premenopausia, habrá que cuidarse más, alimentarse mejor y evitar la vida sedentaria. No existen atajos, ni dietas mágicas. Únicamente un pequeño esfuerzo continuo.

Hipertensión durante la menopausia.

La edad es uno de los factores que más promueven los problemas de hipertensión , tanto en hombres como en mujeres. Otro factor común es el bagaje genético y la predisposición a la tensión arterial alta que heredamos. Pero además, las mujeres tenemos otra causa más que debemos tener en cuenta, y que se produce durante la menopausia. Durante la menopausia, se produce una bajada en el número de hormonas femeninas, una hormona que nos sirve de "protección" frente a los problemas cardiovasculares. Y es que los estrógenos tienen importancia en el tono vascular, si a esto se le suma la ansiedad ( y mareos) que produce la menopausia en algunas mujeres, el riesgo aumenta.

Esto no debe tomarse a la ligera, de hecho, más del 50 por ciento de las mujeres mayores de 50 años presentan problemas de hipertensión. 

Pero no solo los estrógenos, junto con la herencia o la edad, nos puede producir o empeorar problemas de tensión arterial alta. Hay otros factores muy importantes como la obesidad (ENLACE sobre obesidad y colesterol), el sedentarismo, tabaquismo o alcoholismo y la dieta.
Todos estos factores deben tenerse en cuenta y la diferencia de personas con hipertensión entre mujeres con hábitos saludables y las que no, es abismal.

Así que ya sabes, hay que empezar a cuidarse ya. No esperes a la menopausia porque sepas que la bajada en la concentración de estrógenos produce problemas vasculares. Ves eliminando lo hábitos nocivos y desarrollando los saludables:

  • Mantener peso saludable.
  • Dieta sana. ENLACE 
  • Ejercicios suaves aeróbicos como caminar o ir en bici o ejercicios bajo el agua y estiramientos como Yoga o pilates.
  • Dejar de fumar o beber alcohol.
  • Evitar estrés y tensiones innecesarias... tómate la vida más de una manera más tranquila.


Menopausia, cáncer de mama, autoexploración.

El Día Contra el Cáncer de Mama se celebra el día 19 de octubre
Es complicado explicar por qué es más fácil sufrir cáncer de mama a partir de los 45 años, teniendo en cuenta que es a partir de esa edad cuando el tejido glandular va disminuyendo a favor del tejido graso, que aumenta. Esto produce que el pecho se vaya volviendo blando, duele menos, de queda más fofo, y la concentración de hormonas se desploma.

Pero antes del desplome hormonal, sucede lo contrario: curiosamente, durante la menopausia, o mejor dicho pre-menopausia, los niveles de hormonas aumentan y cuando sucede esto puede producirse lo que se conoce como hiperplasia (crecen células de forma anómala). Obviamente el tiempo, la edad, produce ciertos cambios negativos en las células y estas pueden llegar a formar células atípicas que pueden evolucionar en cáncer.

Hablando de términos generales, una no se acuesta sana y se levanta con cáncer. Es un proceso que puede tardar muchos años (una media de 8 años), y contra antes se detecte, que normalmente se detecta cuando el cáncer ha formado un nódulo de 1 cm de diametro, mucho más fácil extraerlo o eliminarlo. Lo ideal es detectar el cáncer antes. Por eso es importante hacerse las revisiones médicas, mamografías y autoexploraciones cuando llegamos a los 45 años o ha empezado la premenopausia. Sobre todo si hemos tenido familiares con problemas de cáncer de mama. 

Además de la genética, existen otros factores asociados al cáncer de mama son: obesidad, exceso de alcohol y tabaco, ingesta de hormonas para la menopausia (reemplazo hormonal) y productos químicos que se encuentran en desodorantes.

Trucos para la osteoporosis durante la menopausia.

La pérdida severa de minerales de los huesos (osteoporosis) hace que los huesos se debiliten y aumenten el riesgo de fractura. Durante la menopausia, y debido a los desajustes hormonales, es más frecuente que se produzca esta desmineralización. Por eso, vamos a ver un par de trucos para contrarrestar este síntoma de la menopausia.

1º- Durante la menopausia, para evitar la osteoporosis, hay que tomar alimentos ricos en calcio. 

Leche
Queso fuerte
Sardinas
Repollo
Tofu
Judías cocidas
Huevo

Con este nuevo aporte de calcio, nuestro cuerpo no necesitará "robar" el calcio de nuestros huesos.

2º- Ya tenemos el calcio que necesitamos. Ahora lo que queremos es que nuestro cuerpo lo absorba bien. Para ello, la vitamina D es esencial y pequeños baños de sol (osea tomar el sol) nos facilita un aporte.
El vinagre de manzana es un tratamiento natural para la osteoporosis. Se cree que al aumentar la acidez estomacal, mejorando la absorción del calcio. Tome un vaso de agua con una cucharada de vinagre antes de cada comida.

¿Cuándo empieza el Climaterio?

El Climaterio es el proceso por el cual se produce un agotamiento ovárico, asociado a una disminución en la producción de estrógenos y que pierde con los años la capacidad para producir hormonas, folículos y ovocitos. Es el proceso de transición que pone fin a la etapa reproductiva de la mujer y produce la menopausia.

Pero, ¿cómo sabemos cuando empieza el climaterio... la fase anterior a la menopausia.? 

Pues bien, la menopausia empieza, de media, a los 50 años. En cambio, el proceso de climaterio transcurre en un periodo de tiempo bastante más largo. Algunos expertos han comprobado que este proceso puede empezar a los 40 años y durar quizá hasta los 60. Esto quiere decir entre 10 y 20 años.

Y ¿Cuáles son los síntomas del climaterios?

Los síntomas que pueden hacerte sospechar que ha empezado el climaterio son:

  • Periodo menstrual irregular.
  • Calores repentinos.
  • Bochornos nocturnos.
  • Enrojecimiento de la cara.
  • Sequedad vagina.
  • Insomnio.
  • Tristeza.
  • Llanto más fácil.
  • Debilidad o cansancio.
  • ETC.
Una curiosidad: 

Por cierto, no solo la mujer tiene climaterio, el hombre también. Se da a partir de los 45 años, y tiene muchos síntomas tanto físicos como psicológicos. Si ves un hombre de casi 50 años que empieza a ir al gimnasio, comprarse un coche nuevo o intentando ligar con jovencitas, eso es que el climaterio le está afectando donde más le duele... en un hombría.



Menopausia y diabetes.


El control de la glucosa que nuestro cuerpo ha conseguido a lo largo de años después de comer comidas azucaradas y refinadas de una industria alimentaria insana, puede verse afectado por la menopausia. El vaivén y  posterior descenso de la concentración hormonal (estrógenos principalmente) produce una resistencia a la insulina, por eso el efecto sobre el azúcar en sangre disminuye y puede aparecer lo que se conoce como diabetes. Pero no solo eso, llegadas a la menopausia, muchas mujeres se sienten menos activas y suelen engordar (además que la caída hormonal lo favorece) por eso, es cada vez mayor el número de mujeres que sufren de diabetes cuando llegan a la menopausia. Son tanto los casos de diabetes que se dan durante la menopausia que hasta tiene nombre propio, recibe el nombre de diabetes climatérica, únicamente para hacer referencia que se da durante la menopausia.

La buena noticia es que haciendo un pequeño esfuerzo, pero constante y sostenido, podemos evitar que la diabetes afecte en mayor parte. Buena alimentación, evitando dulces; realizar ejercicios aeróbicos (caminar o ir en bici, por ejemplo), si es necesario utilizar el reemplazo hormonal para mitigar la caída de la concentración de las hormonas (es una decisión personal recomendada por especialista).